domingo, 13 de junio de 2010

Un cajón de cuentos (X): El Cazador cazado de Wilkie Collins

Wilkie Collins es un autor apasionante que parece estar reviviendo en los últimos años a tenor de la continua publicación de obras suyas. Parece que sus grandes novelones decimonónicos han vuelto a encontrar a un público decidido a dejarse envolver por sus tramas, algo que ya lo había convertido en un popular escritor de finales del XIX. Hasta el momento su nombre sólo parecía haber sobrevivido gracias a esas dos obras maestras del suspense: La dama de blanco y La piedra lunar, pero ahora quien haya tenido la oportunidad de dejarse atrapar por sus palabras, tiene a su disposición una gran cantidad de novelas y relatos; aunque debo advertir que la adicción a Wilkie Collins es seriamente peligrosa.
En una época donde parece que han vuelto las novelas de gran bulto, es decir, aquellas que acumulan páginas pero no calidad, la presencia de un auténtico narrador como Collins se agradece y es que, como decía su gran admirador T.S. Eliot: "Las novelas más grandes tienen en sí algo que garantizará su lectura, por lo menos por un pequeño número de personas, aun cuando la novela, como forma literaria, dejara de cultivarse. No se pretende que las novelas de Wilkie Collins tengan esta permanencia. Sólo son interesantes si nos gusta leer novelas. Pero todavía se escriben novelas y no hay ningún novelista contemporáneo que no pueda aprender algo de Collins en el arte de interesar y emocionar al lector".
Y es que la cualidad que siempre se ha resaltado más de Collins es su capacidad para mantener la intriga de una historia, pero además es evidente para quien se haya acercado a alguna de sus grandes obras, que Collins también fue un gran creador de personajes, generados por medio de la acumulación de detalles, personajes de gran realismo implicados muchas veces en tramas inverosímiles. También es de justicia reconocerle la magistral habilidad para urdir y mantener sus tramas durante centenares de páginas y el sentido único del misterio y el drama que tanto influirían en el último Dickens; pues cuando se habla de Collins, hay que referirse indisociablemente a Dickens, ya que fue éste quien le hizo evolucionar como novelista, incluso llego a compartir alguna obra con él. Su relación se inició en 1851 y perduró con altibajos hasta la muerte del gran maestro en 1870. Dickens le hizo participar en los semanarios que dirigía y Collins escribió por entregas sus grandes novelas, una manera idónea de desarrollar sus tramas pues cada capítulo entregado dejaba en suspense una resolución que llegaba en el siguiente -una forma de trabajo que se percibe en una lectura actual de sus obras-. A todo ello se une su brillante técnica de ir dando voz a varios personajes a través de diarios, cartas o informes.
Pero lo más sorprendente es que su dominio de la trama en las novelas de misterio melodramático es aplicable a sus relatos de carácter más macabro y sobrenatural. El cazador cazado es una historia corta que descubrí hace años en una antología de relatos policíacos de Borges y Bioy Casares y que he redescubierto en su original ubicación, es decir, como relato perteneciente al libro La reina de corazones, una especie de Decamerón decimonónico donde tres ancianos se dedican a contar una serie de historias para evitar que la agradable visita de una joven se ausente; este hilo conductor hace que desfilen diez narraciones de variado tipo y estilo por la novela. De ellas, algunas memorables, elijo El cazador cazado por ser pura diversión aderezada con trama detectivesca, donde Collins utiliza la misma técnica que en sus obras más conseguidas; es decir, nos transmite las sensaciones e informaciones de la historia a partir de cartas con informes policiales. En ellas descubriremos a un personaje patético paseando su miseria y estupidez ante los ojos del lector, pero todo contado con gran sentido del humor y amenidad. Aunque el relato es de tono humorístico, da la sensación de que el incompetente personaje está más presente en nuestras vidas de lo que podíamos imaginar y la historia es un verdadero adelanto de las maravillosas creaciones que muchos afortunados todavía tienen la oportunidad de descubrir.

19 comentarios:

  1. ¡Bueno, bueno ! Aquí lo tenemos. Yo de mayor (más mayor todavía) quiero lucir una barba como la de Collins. Lástima que sea semimberbe. Qué grande es, qué buenas horas paso con sus historias. Qué manera de tejerlas; la inteligencia para ponerse en el pellejo de cada personaje utlizando los registros adecuados y el punto de vista de cada uno, yo todo engarzadao a la perfección, sin cabos sueltos o deux ex machines. ¡Es muy difícil lo que hace Wilkie Collins! Requiere de una gran concentración y la visión global de toda la historia, con todas ycada una de sus criaturas en el mundo, antes de ponerse a escribir la primera palabra, además de un dominio absoluto del lenguaje. Es la novela total. La Piedra Lunar y la Dama de Blanco son dos auténticas obras maestras. El Sargento Cuff es todo un hallazgo. Y me gusta también la ironía tan fina y a veces tan directa con la que cargaba contra la hipocresía de la alta sociedad inglesa. "Maridos y Mujeres" es una novela que en muchas de sus partes es perfectamente actual... En fin, que no quiero escribir un comentario eterno. Que me ha encantado que le hagas una entrada al maestro Collins. Hoy lunes ya no es tan lunes
    (Wilkie, qué nombre tan tan bueno. Con un nombre así no podía ser otra cosa que escritor)
    ¡salud Carlos!

    ResponderEliminar
  2. Interesante reseña, Carlos. Desconozco la literatura de Collins, pero por lo que cuentas tú y comenta Hablador parece un autor de esos que no te puedes perder. Lo sumo para las lecturas pendientes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hablador, ya me sugeriste una vez tu pasión por Collins y hoy la veo refrendada.Lo tuyo no es la gran barba sino el bigote que se hace más con tu figura.
    Este autor es muy grande y cualquiera que se ha aproximado sin ningún prejuicio hacia el melodrama y el buen suspense lo sabe. No conozco a nadie de los que le he presentado al señor Collins que le haya defraudado, todo lo contrario se han vuelto adeptos. Tus apuntes sobre el autor son muy certeros y se nota que has pasado buenos ratos con Collins. Me gusta haberte dado un buen inicio de semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra verte por aquí Ataulfa, un pequeño rincón de pasiones donde lo pasamos bien charlando sobre cine y literatura. Como te puedes imaginar suscribo todas las palabras del Pobrecito Hablador que tan bien las reúne siempre y te invito a la amena lectura de Collins, un placer por su buen hacer narrativo. Quizás no tenga la profundidas de los grandes Dickens, pero como he comentado los últimos de este autor parece que recibieron mucha influencia de Collins.De todas maneras te recomiendo La dama de blanco, un auténtico festín narrativo y ciertamente una de las grandes del XIX. Un saludo y un placer de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Wilkie me está esperando al otro lado del salón. Me están esperando tantas novelas suyas, en realidad... He escuchado tantas maravillas de su novelística, de la obra de un narrador de raza, que me apetece mucho. La insistencia de los fans puede llegar a ser tan intensa... Ahí Mariano José como ejemplo. Y otros, y otros...

    ResponderEliminar
  6. Pues prueba a dar unos pasos hacia el otro lado del salón y seras recompensado con muchas horas de placer. Si un gran narrador como nuestro Hablador te lo recomienda es que hay acierto fijo. Yo te aseguro que es una apuesta segura y ya te digo que La dama de blanco pasó de mano en mano por mi familia y a todos les absorbió. Si no la tienes te la regalo en su edición catalana cuando quieras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Carlos por la recomendación, la tendré muy en cuenta. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. A mí me parece que cuando contrataron a Wilkie para escribir por entregas, le debieron decir algo así como: -Y si no consigue que la gente compre el siguiente número lo echamos-, porque no me cabe duda de que debió mantener a todos sus lectores en vilo. Maravilloso Wilkie. He preguntado por aquí y ni los profes de literatura inglesa lo conocen, yo sonrío con esa mirada que se le pone a uno cuando descubre un tesoro literario. Claro que en mi caso fue gracias a ti.

    ResponderEliminar
  9. Pues si que sorprende que no lo conozcan los profesores de literatura inglesa y más en un país anglosajón (no me parece un autor tan rebuscado). La misma entrada me ha abierto el apetito por más Wilkie Collins, pues es uno de los autores que más me agrada haber descubierto y haber recomendado a gente inteligente como tu. Ya te pasare sus relatos que también tienen buena miga. Un beso.
    P.D. Me parece que este verano vas a tener mucha faena

    ResponderEliminar
  10. Hola, Carlos, leí La piedra Lunar y aunque el tema detectivesco no es lo mío, debo decir que me gustó bastante. No había pensado en repetir con Collins hasta ahora que leo otra de tus estupendas entradas, gracias por ella.
    ¡Un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. Supongo que ese libro de Collins es algo más que una novela detectivesca. Lo importante es como manener el suspense de un sencillo robo en más de setecientas páginas y en eso el autor era un fenómeno. A mi La dama de blanco me gusto especialmente y te aconsejaría su lectura. Un saludo Andromeda.

    ResponderEliminar
  12. Soy un adicto a tus propuestas y adoro los peligros a los que nos expones.

    Y ya que la ignorancia en la que vivo os va a ahorrar una vez más un exabrupto mío en relación a la labor literaria de este señor, permitidme sin embargo que arremeta contra su estilismo: Sencillamente adorable. ¡Me encanta!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Ya sabía yo que tenías buen gusto Jose. Imperdonable no rendirse ante el estilo de este barbudo señor que suplio sus desgracias físicas con una impagable dote narrativa. Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  14. Y yo con estos pelos, que traducido significa que no he leído nada de él, pero nada. Un lapsus absoluto. Viniendo de ti la recomendación, querido profe, estudiaré acrecentar con él mi fervor hacia el siglo XIX, que es mucho y devotísimo.
    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
  15. Sorprendida me dejas. Una persona tan bien leída como tu no le ha hecho los honores al señor Collins. Vete corriendo a buscar uno de sus abultados novelones y comprobaras que el siglo XIX fue el gran siglo de los narradores gracias entre otros a este señor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Estimado y muy querido profe, perdona que llegue algo retrasado pero llevo unos días que parezco don atareado. Trabajo más que una colmena. Mi hija, Gloria, está de oposiciones y ando enredado con programaciones, tomando temas, papeleos, etc. Espero que lo comprendas y no me afecte para mi nota final.
    Al asunto. Un amigo, catedrático de inglés, me habló de Collins y me recomendó "La dama de blanco", me impresionó. Borges me dió otro empujón y leí "La piedra lunar", aún me gustó más. Por cierto, las editó El País hace seis o siete años en su "Serie Negra" una completísima -50 libros que tengo en mis lejas- antología de la novela negra: Chester Himes, Carter Dickson, Maurice Leblanc, S.S. Van Dine...
    Tengo, entre otras, subrayada esta frase en "La dama...": "Hay personas que atraviesan la vida corriendo y otras que pasean" ¿Pensaría en mí cuando la escribió?
    Leeré, cuando pueda, "La reina de corazones".
    Tus clases son pura diversión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Nada de justificarse a una persona tan fiel y que tanto me aporta. Veo que Collins también es de los tuyos, o sea que nos vamos acercando otro poquito más. Yo tengo en mente otra de la que también he leído buenas críticas, se trata de Sin nombre, pero bueno, cualquier Collins se disfruta.
    La frase que nos traes me la aplicas también a mí.
    Un abrazo maestro.

    ResponderEliminar
  18. Me recomendaron "La dama de blanco" y no fui capaz, pero voy a echarle la culpa al libro, que se me desintegraba en las manos, ¡y tenía un cargo de conciencia por ir a devolverlo a la biblioteca peor de lo que me lo habían entregado...! Hace como tres meses leí "La piedra lunar", me llevó bastante tiempo acabarlo, pero me acompañó en momentos difíciles y de seguido me zambullí en un volumen que encontré con cuatro de sus cuentos, "la dama del sueño" y otros. El que tú comentas no creo haberlo leído, pero ya tomo nota.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Lo primero y principal para una buena lectura es que el libro esté en condiciones (no sólo que no esté deshecho como en tu caso, sino que tenga letra adecuada, buena traducción,formato cómodo que permita abrir las páginas en su medida...). Quizás La dama de blanco sea el más deslumbrante en cuestión de suspense, pero en general todo Collins tiene un alto grado de interés por todo lo que he apuntado y han apuntado. De todas manera todos te llevaran tiempo porque lo suyo eran los novelones. Un abrazo.

    ResponderEliminar