domingo, 28 de abril de 2013

Jean Ray



El  escritor belga Jean Ray supo crearse una vida acorde con sus personajes y envolverla del misterio y suspense que tan bien desarrolló en sus narraciones. Hoy en día casi nadie lo recuerda, pero aquellos que se acercan a su obra intrigados por el halo subyugante que desprende su biografía, quedan hechizados por sus fantásticas historias. El malditismo de Jean Ray lo ha convertido en una figura de culto, oscura y casi inaccesible, que merecería mayor fortuna editorial.
Nacido Jean-Raymond-Marie de Kremer en 1887 en la ciudad de Gante, habitó en la calle Ham, situada en el barrio portuario que tanto marcaría sus obras. Publicó ya sus primeros escritos juveniles en flamenco mientras trabajaba en la administración y aunque utilizó diferentes seudónimos en su carrera literaria: John Flanders, Tiger Jack, Kaptain Bill o John Sailor, su reconocimiento vino asociado al nombre de Jean Ray, con el que publicó su primera colección de cuentos verdaderamente importante en 1925, Los cuentos del Whisky.
Pero en su biografía destaca un hecho que marcaría poderosamente sus escritos y que el mismo autor utilizaría en su provecho para magnificar la leyenda. En 1919 comenzaba a trabajar para el agente de cambio Auguste van Boegarde y seis años más tarde se instruía un caso de apropiación indebida contra éste y Jean Ray. Al parecer, el dinero defraudado se utilizó para financiar el contrabando de alcohol en Estados Unidos en plena época de la ley seca y por ello el autor sería condenado a seis años y seis meses de cárcel, que se vieron reducidos a cuatro y de los cuales sólo llegó a cumplir algo menos de tres. El altercado le sirvió a Jean Ray para escribir unos años después un artículo donde aumentaba de forma considerable su pasado filibustero y de paso se creaba una descendencia legendaria con orígenes de una abuela mestiza sioux y un padre marinero. El caso es que esta historia caló y además encajaba perfectamente con sus narraciones fantásticas y aventureras repletas de personajes marginales y vividores y de lugares siniestros y fantasmagóricos. Mucho narró Jean Ray sobre misteriosas calles y casas, oscuras tabernas, cementerios olvidados o barcos malditos, pero también lo hizo al contar su vida de contrabandista, pirata y pendenciero.
En la cárcel siguió escribiendo –entre otros su memorable relato de La callejuela tenebrosa-, pero al salir tuvo que utilizar uno de sus numerosos seudónimos para evitar que su historia repercutiera en la publicación y venta de sus libros. Entre la enorme cantidad de obras que escribió de todo tipo, se dedicó a traducir del alemán las historias de un personaje creado a imagen y semejanza del exitoso Sherlock Holmes. Se trataba del detective Harry Dickson, del que, cansado de la mala calidad de los originales, decidió crear historias nuevas, sucediéndose así más de un centenar de su propia cosecha. Era evidente que no le faltaba capacidad de trabajo y que además su técnica iba depurándose.
Con la llegada de la guerra, al cerrarse las fronteras, empezaron a aparecer numerosas editoriales de literatura popular y es aquí  donde se inicia el despegue del gran Ray que nos ha llegado pues, bajo el manto del fantástico, creará sus obras más representativas y alguno de los hitos del género para la segunda mitad del siglo XX. En 1942 aparece El gran nocturno, en 1943 Los círculos del espanto, Malpertuis y La ciudad del miedo indecible, en 1944 Los últimos cuentos de Canterbury, en 1947 El libro de los fantasmas y en 1961 su celebrada recopilación Los 25 mejores relatos negros y fantásticos. Y es que aunque escribió muchísimo, en estas obras se encuentra lo esencial  de Jean Ray, las obras de corte fantástico que dieron inicio a la llamada “escuela belga de lo extraño” que agruparía a autores como Franz Hellens, Marcel Thiry, Paul Willems o Thomas Owen y que abogaba por un fantástico cotidiano surgido de nuestra propia sensibilidad.
Jean Ray se muestra como heredero de los grandes maestros del fantástico, pero su universo fantástico no recurre a entes físicos. Su narrativa intenta perturbar el orden cotidiano de nuestro mundo en equilibrio mediante la irrupción de lo siniestro inexplicable y además creando la sensación de algo inevitable. En sus historias los temas son muy variados  aunque los mundos paralelos, el miedo y el misterio que evocan las calles oscuras y estrechas o las casas misteriosas son bastante recurrentes. Su estilo es eficaz porque combina la agilidad y rapidez de los grandes maestros anglosajones con un barroquismo repleto de palabras cultas y neologismos; con pocas frases y cortos diálogos provoca la inquietud necesaria que nos imbuye del espíritu ominoso. Su miedo no tiene forma, rehúye la descripción física mediante el recurso de la no-concreción o imprecisión y nada permite identificarlo con alguna realidad reconocible. Marinos, ladrones, funcionarios y gente corriente son las criaturas que aparecen en sus relatos, en lugares que recuerdan a su Gante natal de calles sombrías y poblado de tabernas que parecen santuarios de lo esotérico y donde el whisky se convierte en el líquido que insufla la vida a lo más recóndito y secreto.
De su novelística destaca poderosamente Malpertuis, una casa que acoge a antiguas deidades clásicas bajo el dominio de un gran demiurgo. Con una trama ambigua y laberíntica como la propia casa y alternando puntos de vista, el autor juega constantemente con el lector que acaba mostrando el mismo desasosiego que impregna la mansión. La ciudad del miedo indecible se presenta como una novela detectivesca de tonos oscuros, donde todos los hechos incomprensibles parecen tener una explicación racional pero dejando un incierto sabor ominoso. Y en sus colecciones de relatos se encuentran algunas de las historias más sorprendentes y poderosas de la narrativa fantástica del siglo XX como la célebre La callejuela tenebrosa, historia de una calle fuera del espacio real donde se suceden extraños hechos o la increíble historia de una casa muy especial en Storchhaus o la casa de las cigüeñas. También encontramos narraciones marineras que rescatan el terror al que nos tenía acostumbrado el mejor Hogdson como El salterio de Maguncia, o una historia vampírica en El guarda del cementerio. Ciertamente, sus libros están poblados de tantas maravillosas y oscuras fantasías como La princesa tigre, Dientes de oro, Busco a Mister Pilgrim, Mister Gless cambia de dirección y tantas otras, que me cuesta no dejar de recomendarlo encarecidamente.
Lamentablemente, sus obras son difíciles de encontrar en el mercado español, pues tan solo existen dos volúmenes que recogen una amplia selección de su obra y algunas piezas sueltas poco accesibles, por lo que sería necesario que alguna editorial rescatase a este autor tan interesante para darlo a conocer al menos entre los aficionados del género fantástico.


Para esta entrada he utilizado las Obras escogidas de la editorial Aguilar y las de la editorial Acervo (dos auténticas rarezas bibliográficas) que recogen lo más selecto de su producción. La editorial Júcar publicó además una amplia selección de sus historias de Harry Dickson en los años 70, que todavía se pueden encontrar en mercadillos. También he consultado Historia de las literaturas francófonas de la Editorial Cátedra y Escritores delincuentes de José Ovejero.




22 comentarios:

  1. Hay que volver a todos ellos... y tñu lo haces de modo magnífico... Hay que cortar tanta impostura o ignorancia, más bien.
    Celebraciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, bien Ana. Que vuelvan los buenos y que caigan cuanto antes los impostores de la literatura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Vaya personaje este Ray. Da para un buen biopic (como dicen ahora los modernos).
    Su propia vida es toda una obra literaria.
    Y esa mirada... parece un Buster Keaton echado a perder
    Me gusta la remodelación de tu blog. Esa imagen infantil de la ballena benevolente y apacible que acoge a dos buscadores de tusitalas depara sorpresas de lo más perturbadoras
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablador, lo que daría para un biopic es la biografía que él mismo se creó. De hecho, probablemente, fue una de sus mejores obras.
      Gracias, yo también estoy contento con esta nueva cara. Esos dos tusitalas parecen no entrever las maravillas que se les avecinan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No conocía nada de este autor. Y me ha interesado mucho. Como siempre, la estupidez la tenemos muy presente en librerías, el talento, sin embargo, hay que buscarlo a conciencia y, a veces, lo encontramos en librerías de lance, como este caso.

    Un abrazo.

    P.D. Me encanta la ilustración de cabecera de tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me sorprende que tú no lo conozcas y más me alegra descubríroslo. Ya tenéis trabajo en librerías de lance y mercadillos, eso sí un trabajo difícil.
      La ilustración la encontró mi mujer y yo dije amén.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo también desconocía a este interesante autor. Habrá que buscarlo. Gracias por esta exhaustiva información.
    ¡Y muy bonito el nuevo look de tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, mi intuición era correcta. Parece que Ray ha sido totalmente olvidado, pero sé que a partir de ahora está en boca de mentes despiertas como las vuestras y eso no puede caer en saco roto.
      Gracias por valorar estos cambios.

      Eliminar
  5. Estimado Carlos:

    Este Jean Ray del que también has sabido retratar, el escritor, tiene para mí ese encanto de la fuerza natural, de los giros macabros y de las atmósferas oníricas urbanas. No sé si me equivoco en aproximarlo a Robert W. Chambers el del Rey amarillo. Aunque muchos la dejan como menor en calidad, su producción de Harry Dickson que también mencionas es una catarsis de aventuras, terror, misterio y siento por ella una debilidad especial. Hubo rumores que Valdemar tenía preparando algo de este autor.

    Y una vez más, felicitarte por estas aproximaciones a estos mundos fabulosos de tu blog tan próximos a los míos.

    Un saludo, Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me faltan los Harry Dickson y eso que tengo varios por casa. En el fantástico, ya me perdonaran, pero creo que es de lo mejorcito que se ha producido en la segunda mitad del XX y por eso me parece imperdonable que siga oculto.
      Pues sí, mantenemos afinidad por esos mundos oníricos y extraños. Me alegra compartirlo con tu gran blog.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Yo empezaré felicitándote también por el nuevo diseño del blog.
    Cómo se nota tu labor de infatigable rastreador de mercadillos. Yo a Ray tampoco lo conocía, pero tiene muy buena pinta. Esa ilustración de Harry Dickson es irresistible. A ver si alguna editorial te hace caso y reeditan a este autor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que airear esto un poco y de ahí los cambios. Yo también estoy contento con esta nueva casa.
      Como he dicho, cuando se descubre a Ray uno se pregunta ¿por qué sigue oculto este autor, mientras las mesas de novedades no paran de crecer con literatura tan poco creativa e interesante? Cosas del mercado. Imagino que Valdemar, más tarde o más temprano se decidirá por Jean Ray (de hecho ya publicó "Malpertuis" y ahora es inencontrable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Por desgracia y debido a lo que comentas he leido poco al señor Ray, pero sin duda es adictivo. "Malpertuis" es una obra de arte vertiginosa y dos o tres de sus novelas de "Harry Dickson" pueden ser considerados algunos de los más descacharrantes y divertidos misterios post-pulp de la historia. Si es cierto además que, leidos algunos de sus cuentos cortos, este hombre debería ser mucho más apreciado de lo que es en la actualidad, por lo que Valdemar o Cátedra Letras Populares deberían tirarse a la piscina y editar un buen recopilatorio.

    Excelente post, como siempre.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer su visita señor Wolfville. Ya leí su excelente aproximación a Harry Dickson, al que también le tengo muchas ganas. Yo creo que sus cuentos cortos triunfarían hoy en día, pero también "La ciudad del miedo indecible" y por supuesto, entre los menos atrevidos con el género "Malpertuis" es una obra magna de la literatura.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Me permito inmiscuirme en vuestros comentarios para informar de que la ilustración de cabecera del blog es de Tatsuri Kiuchi, un ilustrador japonés que combina magistralmente sencillez con sutiles mensajes que incitan a la reflexión.

    http://tatsurokiuchi.halinc.jp/

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, ella es la culpable del cambio.

    ResponderEliminar
  10. Querido profe, ya sé que este curso suspendo tu asignatura. Ni siquiera aparezco por clase y hoy que he decidido asomarme veo a esa chica tan guapetona hablando japonés y se me va el santo al cielo. Un fuerte abrazo a los dos.


    ResponderEliminar
  11. Ya sabes que tienes matrícula siempre porque cuando el maestro sabe más que el profe no quedan más bemoles. Me he querido internacionalizar y si tú te vas con los chinos, yo con los japoneses.
    Abrazos maestro.
    P.D. Por cierto, no sé si sabes que Valdemar tiene ya en la imprenta un imponente "Cuentos completos" (pero de verdad, no como Mondadori) de Stevenson. Más de 1200 páginas traducidas y anotadas por Molina Foix para emprender una aventura este verano.

    ResponderEliminar
  12. No lo sabía y te lo agradezco. Chivatazo por chivatazo: el último libro del Reino de Redonda es "De vuelta del mar". Antología poética. R.L. Stevenson. Prólogo Luis Antonio de Villena. Selección y traducción Javier Marías.

    Un abrazo, profe.

    ResponderEliminar
  13. Me encantan los personajes en los que resulta difícil o imposible desligar la biografía de la obra. Sus creaciones suelen acercarse mucho a lo auténtico.
    Genial la nueva cabecera.
    Sigues "on fire".
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. A mi me encanta que siempre te asomes un ratito a esta ventana. Pues sí, cada vez me gusta más esta cabecera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar